" />
Maternidad

¡¡Feliz primer cumpleaños!! 

31 de agosto de 2016…Ya???

Un abrir y cerrar de ojos y mi hijo cumple su primer añito… No me lo puedo creer!!! 

Oigo por ahí a mamás decir que con este primer cumpleaños se siente pena y alegría al mismo tiempo, y que cierto es. Tengo un nudo en la garganta de pensar que ya ha pasado un año del día que llegó a nuestras vidas y a la vez estoy super feliz porque cumple su primer año. 

No hay mayor felicidad que ver a un hijo crecer, pero que penita da saber que ese año ya nunca se recuperará. Que ha pasado fugazmente y parece que los siguientes irán a la misma velocidad. 
El primer año de un bebé es tan rápido e intenso… Todo nuevo, todo aprendizaje, toda una aventura que nos hace vibrar con cualquier mínimo detalle. 

Empiezan todas sus primeras veces, y las nuestras. 

El primer diente, las primeras carcajadas, los primeros pasitos, las primeras palabras… No me digáis que no moristeis de amor con cada primera vez?? Yo he llorado con cada una de ellas, os lo prometo! 

Recuerdo cada detalle y ojalá no desaparezca nunca de mi memoria. 


Me pongo melancólica recordando el nacimiento de oliver. Fue precioso y lo repetiría una y mil veces. De verdad, un año ya de ese momento tan mágico? Necesito revivirlo de nuevo, volver a conocerle por primera vez, volver a enamorarme a golpe de suspiro. 
Recuerdo el día que llegamos a casa, un 11 de septiembre casualmente como regalo de nuestro quinto aniversario de boda. Abriamos la puerta por primer vez siendo tres, entramos dando el primer paso a nuestra nueva vida y dijimos: “ya estamos aquí! Ahora empieza lo bueno”. Y así fue. 

Los primeros días apenas dormíamos mirando embobados como dormia él, ya que no hacía otra cosa.

Disfrutábamos con cada cambio de pañal. Nos tirabamos un buen rato para hacerlo porque jugábamos con él y “perdíamos” el tiempo haciéndole monerías. Horas y horas así al cabo del día. Éramos felices con el simple hecho de estar a su lado observándolo, acariciándolo, acunándolo sin un porqué. 

Los baños fue el único momento duro del día, por llamarlo de alguna manera…

Oliver odiaba el agua!! Llorar, y llorar, y llorar hasta que me lo ponía al pecho, conseguía que se relajara y dormíamos los tres juntitos gran parte de la noche. 

Los primeros meses nos lo puso demasiado fácil la verdad, exceptuando un par de semanas de cólicos, que no les deseo a nadie!! Lo pasan tan mal… Lo pasamos tan mal de verlos así… 

Que dolor tan grande cuando no es a ti quien te duele, sino a tu hijo. 
Pronto empezó a espabilarse y a hacer sus primeros ruiditos, sus primeras pedorretas, a encontrarse las manos, los pies, a mantenerse bocabajo, a darse la vuelta con agilidad, a sentarse, a articular palabras como papá, teta o mamá (además en ese orden), a gatear, a jugar, a dar sus primeros pasitos… 

Con cada cosa nueva, lagrimilla por mi mejilla!! No lo puedo evitar, soy una madre muy ñoña. 

Pero es que lo veo, y me entran unas ganas de apretarlo contra mi, de cerrar los ojos y fundirlo conmigo. De parar el tiempo y pasarme el resto de mi vida diciéndole te quiero al oído una y otra vez!! 

Dios mio, donde está la dichosa máquina que detenga el tiempo?? 
Él no es el único que cumple un año. Nosotros también cumplimos nuestro primer año como padres. 

Como madre, siento que soy una buena madre, a pesar de haber tenido mis bajones, que por suerte han sido pocos. 

Soy una buena madre, lo sé. Me siento plena, feliz, enamorada… Ese amor siempre va a venir conmigo, vaya donde vaya. Es algo que jamás desaparecerá, y es bonito saber que ese sentimiento va a estar conmigo siempre. Me da tranquilidad.  

Mi misión más importante como tal es hacerle feliz ahora y enseñarle a serlo por sí solo el día de mañana. Enseñarle a caer y levantarse las veces que haga falta. Enseñarle que algún día se soltará de mi mano pero aun así yo estaré ahí para cuando me necesite. 

Quiero hacer de él una persona humilde, alegre, autosuficiente. Una persona sin miedo a vivir, capaz de luchar por sus sueños sea cual sea y cueste lo que cueste. Que no olvide nunca quien es y de donde viene. Pero sobre todas las cosas quiero que mi niño sea feliz!! 

Y de momento lo estamos consiguiendo… 

Es un niño muy sonriente y cariñoso. Se pasa el día con una sonrisa de oreja a oreja mandando besos y diciendo hola sin parar. No extraña a nadie y se van con todo el mundo, aunque últimamente con tanta mamitis algún llanto se ha echado ante alguien desconocido. 

Es todo un charlatán, y entiende cualquier cosa que se le dice. Cada día me sorprende más. 

Repite todo como un loro y dice más de 20 palabras. Le encanta gatear, tanto que lo de andar lo ha probado pero no ha terminado de gustarle, a no ser que mamá o papá le lleven de la mano. Aún así, aprovecha la mínima oportunidad para poner las rodillas en el suelo y salir pitando. 

Adora los dibujos sobretodo Pepa Pig. En cuanto escucha la melodía se pone a bailar, un tanto arítmico y a dar palmas. 

También canta con un micrófono de juguete y grita cuando está contento. 

Es un cabezota y un testarudo. Hace caso omiso a la palabra No. Cambiar el pañal o montarlo en su silleta cada día es más difícil. Se revuelve de tal forma que resulta imposible. 

Cuando algo se le mete en la cabeza no para hasta conseguirlo, como lo de abrir todos los cajones o el grifo del bidé. 

Una de las cosas que más le gusta es esa, jugar con el agua!!! Se pone tan contento… Que al final le dejo rienda suelta a su diversión. 

La tarea más sencilla con él sigue siendo la de comer. Come por los pies!!!! Triturado, sólido, lo que le eches!! No hace ascos a nada y disfruta comiendo. Tiene a quién parecerse. 

Y su tarea más complicada… Dormir!! 

A pesar de ser un dormilón por la de horas que pasa al día durmiendo, sigue teniendo un montón de despertares. Cortos afortunadamente… Ha tenido rachas muy buenas, pero es un niño que cualquier cambio le trastoca el sueño. 

Los dientes son su peor enemigo, ya vamos por el séptimo y el pobre está inaguantable. 

Aún así, como os digo, nunca pierda esa sonrisa de pillo que tiene y que a mi me vuelve loquita!!! 

Feliz primer cumpleaños pequeño sinvergüenza! Te quiero a rabiar! 



Un besito y hasta el próximo post. 

Leave a Reply