" />
Otros

Nos vamos de vacaciones

Hola amorcetes!
Os habéis ido ya de vacaciones o estáis apuntito como yo?
No se vosotrxs pero yo me paso el año entero deseando que llegue ese momento de hacer maletas e irnos de viaje. Aaaay las ansiadas vacaciones como se hacen de rogar y mas este año que nos vamos un poco más tarde lo normal.
Desde que tenemos a Oliver nuestros viajes han cambiado. No tiene nada que ver viajar con niños a viajar sin ellos, no nos engañemos, pero eso no quiere decir que una cosa sea mejor que la otra. Simplemente, es diferente!!!
Soy del pensamiento qué con niños puedes ir a todas partes, solo hay que adaptarse un poquito a ellos y hacer que ellos también se adapten un poquito a nosotros, no creéis?
Así que al final se trata de buscar un destino donde todos nos encontremos cómodos.
Este año lo único que teníamos claro es que preferiamos destinos de playa y nada de ciudad. Había que buscar diversión a todas horas para un niño de dos añitos y qué mejor lugar para divertirse que la playa!
Entonces llegaron las dudas… Avión? Carretera? Hotel? Apartamento? Todo incluido? Lejos? Cerca?
En fin… Que tras mucho mirar y mirar… ¡Nos vamos de Camping!!
Pero no a un camping cualquiera, no.
Hoy en día el concepto camping ha cambiado mucho. Ahora existen Campings-Resorts estupendos con todas las comodidades de un Hotel 5 estrellas, con restauración, animación y actividades para todas las edades, pero sin perder esa esencia campestre donde los niños se sienten totalmente libres y los adultos pueden estar tranquilos y relajados disfrutando de las largas noches de verano.
Hemos elegido el Camping La siesta, uno de esos campings molones ubicado en Salou, una zona de playa super ambientada, que la verdad, tenemos ganas de visitar porque no hemos estado nunca.
El camping tiene muchas opciones de alojamiento, desde parcelas dónde poder acampar con tus propias tiendas de campaña o caravana, hasta bungalows o cabañas totalmente equipadas.
Eso ya dependerá de lo que le apetezca a cada uno. Nosotros nos hemos decantado por la opción de bungalow ya que no estábamos por la labor de llevar el coche cargado hasta los topes sólo para una semana, con sillas, mesas, tumbonas, hornillo, utensilios de cocina, equipamiento de playa, maletas… Y mejor no sigo que igual se os quitan las ganas de hacer acampada!! Jajaja Cómo si viajar con niños pequeños no implicara ya de por sí ir cargado de cosas!
Aunque si os soy sincera, ir de camping así es una pasada!
Yo me crié en un camping, con una caravana y una tienda de campaña y no os imaginais la infancia tan maravillosa que tuve! Todo el día en la calle, con un simple bañador, corriendo, jugando con la arena, haciendo millones de amigos, mojándonos con la manguera, tirando de imaginación y aprendiendo a ser felices con muy poco! Y ahora que tengo algo de “uso de razón” recuerdo que mis padres también eran muy felices allí.
Así que quizás cuando oliver sea un poquito más mayor nos vayamos de camping a la antigua usanza durante una larga temporada!!
Pero de momento, bungalow para siete, y muchas ganas de disfrutar de las vacaciones!!!
Porque eso sí, si ir de camping mola, ir con amigos mola mucho más!!!
Probadlo y ya me contaréis. Yo prometo contar la experiencia a la vuelta.
Un besito y hasta el próximo post.
Leave a Reply