Maternidad

Piojos! El remedio casero más efectivo

Hace una semana nos avisaban en la guarde que habían aperecido los primeros piojos. Nada nuevo, verdad?
Bueno, pues yo me llevé las manos a la cabeza (nunca mejor dicho) y me dije: madre mía? Ya? Ya estoy viviendo estas cosas que recuerdo de mi propia infancia?
Así que levanté el teléfono y llamé a mi madre:
-Mamá, se puede prevenir la aparición de piojos??
-Claro hija. No te acuerdas cuando os lavaba el pelo con vinagre a tu hermana y a ti??
Sí me acuerdo sí… Cada vez que en el cole se escuchaba la palabra “Piojos” mi madre nos metía en la bañera, cazo en mano, y al menos una vez a la semana nos lavaba la cabeza con vinagre.
Alguna más se está viendo reflejada en este momento, verdad?
Me puse a indagar por Internet en busca de remedios contra los piojos. Hablé con un montón de mamás y papás sobre el tema, con las educadoras y con todo el mundo que pude y la mayoría me recomendaban los mismo productos.
Seguramente muchos de ellos ya los conozcáis.
Pero de todos ellos, el remedio contra los piojos que me pareció más efectivo y sobretodo más natural, fue el vinagre!!!
El típico remedio de toda la vida, vamos.
Se ha demostrado que el vinagre es un remedio natural casero que funciona perfectamente contra la infestación de piojos y de liendres. Ojo! Contra las liendres. Eso es muy importante.
La mayoría de los productos químicos anti-piojos sólo consiguen deshacerse de los piojos adultos, pero no de las liendres, por lo tanto no es posible erradicar el problema “a tiempo”.
Como se suele utilizar?
El vinagre tiene que estar caliente. Lo ideal es mezclar un chorro de vinagre en un cazo con agua, y calentar. Cuanto mas caliente mejor, siempre llevando cuidado con no quemarse. (Esto se sobreentiende, no?)
Se lava la cabeza con champú normal y tras el enjuague, se vierte el agua caliente con vinagre.
Lo ideal es hacer ésto mismo durante siete días, excepto en el caso de prevenir que con un par de veces será suficiente.
Así, exactamente así, es como lo hacía mi madre, y así es como la mayoría de madres y abuelas lo hacen en sus casas.
Por suerte Oliver no ha llegado a tener piojos, pero como mas vale prevenir que curar… Pues a prevenir se ha dicho!
No soy experta de nada, sólo soy una mamá más, que cuenta su experiencia y os resume en un post la información de los más expertos, así que espero que el mommy-consejo de hoy os pueda ser útil.
Un besito y hasta el próximo post.
Leave a Reply